.

.

viernes, 20 de junio de 2014

Cadenetas invisibles



Todo empezó cuando me rompí la pierna: la abuela me puso un ovillo y una aguja en el regazo y, para que me olvidara de trepar a los árboles, me enseñó a hacer ganchillo. Empecé haciendo bufandas a mis peluches y terminé decorando la casa entera y a mi misma con originales labores. Por aquella fiebre tejedora, me gané el apodo de ‘La araña’, nombre que utilicé para el floreciente y lucrativo negocio en el que logré convertir mi afición.
  Un día me percaté de que había otros hilos en la vida que podía entrelazar: fue así como fundé una red secreta de contactos solidarios que remataban los cabos sueltos del mundo.
  Las autoridades nunca relacionaron las colchas, jerseys y coloridos cestos llenos de comida que recibían, como por arte de magia, los más necesitados, con las negras flores de croché que aparecían en los prematuros entierros de algunos indeseables.


Relato enviado al concurso de microrrelatos de 'The ganchillo natural revolution' (http://theganchillorevolution.blogspot.com.es/2014/06/certamen-de-microrrelatos-ganchillo_19.html)

14 comentarios:

  1. Fantástico tu micro Eva. Te deseo mucha suerte. Esa tejedora tiene como tú, mucha madera.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, Nani, el micro no ha tenido suerte, por eso lo he colgado aquí ;o) Besitos

      Eliminar
  2. Es un relato estupendo Eva. Me ha gustado mucho :) Te deseo toda la suerte del mundo. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no, que no, que no ha sido ni finalista ni ganador. Quizá tenga algún matiz políticamente incorrecto ;) Pero la suerte siempre es bienvenida: tú la vas a necesitar en breve ¿no? espero que tengas mucha. Beso.

      Eliminar
  3. Una forma muy original de ver la utilidad del ganchillo, sobre todo si nos damos cuenta de que el origen de esa afición se la debe tu protagonista a su abuela.
    Muy bueno, hay que reconocer que tu imaginación tiene muchas alas.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe donde vamos a encontrar o quien nos va a indicar nuesto camino en la vida. Gracias Puri.

      Eliminar
  4. Dices que es un micro sin suerte en el concurso y por eso lo cuelgas aquí, pero a mi me parece (a falta de ver el micro ganador o finalistas del ganchilllo) que tu micro es de esos que se tejen con buena letra y bien hubiese estado que algo le hubiera tocado.

    Me ha gustado mucho Eva.

    Un abrazo de lunes por la mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los lunes por la mañana los abrazos sientan mejor que un café doble, gracias por el tuyo y por tus siempre animosas palabras, Laura. Un beso de lunes-del-día-más-largo por la tarde-noche.

      Eliminar
  5. Tejer se hace con agujas, buenas y largas agujas, con eso lo he dicho todo.
    Aunque nunca las había visto usar así... me gustó.
    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que cosas mas lindas dices, Luisa. Con agujas se pueden hacer taaaaaaaantas cosas... Un besote enorme.

      Eliminar
  6. Siempre es bueno limpiar las impurezas del mundo y plantar flores, aunque sean negras y de hilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno tener las manos ocupadas y los propósitos claros y firmes. Un saludo. anuar, gracias y bienvenido.

      Eliminar
  7. Sólo las ovejas fueron conscientes, je je.

    Besos Salamandra.

    ResponderEliminar