.

.

lunes, 14 de marzo de 2016

Despojos




Clases de japonés
Lo que daría porque fuese ya de día y su dulce voz me susurrase “lavavajillas”, “espumadera” o “colesterol”, palabras que saca al azar de las revistas para que yo traduzca  y me enrede con el kanji y el katakana. Y lo que se ríe. A veces creo que de mí, pero sospecho que más de las fotos de famosos tomando el sol. El sol: cuánto tarda en salir los martes. Quizá este por fin me atreva a sorprenderla tomando su mano pálida y decir “Watashi wa anata o aishite“ mirando sus ojos rasgados. Pero igual entonces sí que se ríe de mí, de mi pronunciación o de mis errores gramaticales. Y ya solo me quedaría hacerme el harakiri.
 
Magazine matinal
Lo que daría porque fuese ya de día y su dulce voz me susurrase “lavavajillas”, “espumadera” o “colesterol”. Aferro el mando impaciente, compruebo que tiene pilas, esponjo los almohadones del sofá y ordeno la mesita: el anillo de pedida justo en el centro. Aún quedan dos horas para que empiece. Limpio la pantalla con un paño especial. Me hago un café: no puedo quedarme dormido, hoy no.  Me miro al espejo y repaso mentalmente mi discurso. Creo que el mejor momento será antes de la primera pausa publicitaria, justo cuando extiende su mano para dar paso al detergente megaconcentrado. Entonces la agarraré para traerla junto a mí y pedirle que se quede. Lo vi en una película.
 
La lista  de la compra
Lo que daría porque fuese ya de día y su dulce voz me susurrase “lavavajillas”, “espumadera” o “colesterol”.  Cuando amanece, bajo despacio las escaleras, acerco mis manos a la pantalla de plasma y tras unos interminables segundos, escucho su voz. “ Mister Proper", "estropajos", "jamón cocido" “azúcar”... Palabras sin sentido. Palabras que me emocionan al salir de la garganta de mi esposa desde el otro lado. Necesito tiempo para asimilar su ausencia, para reordenar mi vida. Solo mientras me preparo un café amargo sobre la encimera sucia y mis tripas protestan de hambre, empiezo a vislumbrar su coherencia ultraterrena.





Relatos presentados a la semana 22 de la IX Edición de Relatos en Cadena.  (http://escueladeescritores.com/concurso-cadena-ser/ )

9 comentarios:

  1. Qué ingeniosa eres Eva!!A mí la frase de marras me ha costado sudor y lágrimas sacarle algún partido y encima, me olvido de mandarlo, ¡la repanocha en bicicleta!! sigo diciendo que eres muy ingeniosa y tienes un sentido del humor excelente.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nani, si te das cuenta, los dos últimos tienen cierta similitud. Besos al cuadrado y gracias.

      Eliminar
  2. Muy bien Salamndra, te compro los tres.
    Abrazos de oso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te hago precio especial, de amigo oso.
      Besos anfibios

      Eliminar
  3. Cuanto arte has sacado de mi frase maléfica. El segundo merecía estar en la final semanal y en la mensual. He dicho:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu frase no era maléfica a mi me gustó jugar con ella. Por allá en mi pueblo parece que no me quieren, qué le vamos a hacer.
      Gracias por todo, guapa.

      Eliminar
  4. Tres relatazos como tres soles.
    Un abrazo, Eva

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas apuestas para una frase que se me atragantó...
    Besotes

    ResponderEliminar